"¿no cesará este rayo que me habita
el corazón de exasperadas fieras
y de fraguas coléricas y herreras
donde el metal mas fresco se marchita?"


M. Hernandez



Web Site Counter
Free Counter

















jueves, 24 de diciembre de 2009

Lagrimas letales




En el destiempo habito, (qué mísero consuelo),
tú enredado en mi pecho, yo atada a tu camisa,
como pequeños seres que no tocan el suelo,
y viven de la brisa.

Al alba, en mi desvelo, negocio con la muerte
que se lleva mis huesos y me trae tu ternura,
malvivo desgranando las uvas de la suerte
que esconden mi amargura.

En los muertos habito, como entre los escombros,
sólo vivo un momento, como las mariposas,
con la piel y las alas de soñarnos alfombro
mis noches silenciosas.

En mi grito de guerra está la desmedida
locura de querer esquivar al destino,
pero ya todos saben que los muertos en vida
no eligen su camino.

Muertos y deshauciados estamos condenados
a arrastrar nuestra pena entre los lodazales,
y a llorar en ricones oscuros y apartados
con lágrimas letales.

2 comentarios:

C Tabuenca dijo...

Se respira dolor y ausencia en tus versos.
Me gustaría decir algo que aliviara un poco la pena del que sufre, pero se, que por muchas cosas que diga, mis palabras no darán el consuelo deseado.
Piensa, que detrás de ese silencio respetuoso con el dolor del que sufre, están los amigos, la gente que te aprecia, que le duele verte sufrir.

Tere-Teresa dijo...

Gracias por tus palabras. Es tan dificil el día a día que poco puedo añadir, pero me consuela que la gente que lo ha querido lo recuerde, aunque sea por un momento.