"¿no cesará este rayo que me habita
el corazón de exasperadas fieras
y de fraguas coléricas y herreras
donde el metal mas fresco se marchita?"


M. Hernandez



Web Site Counter
Free Counter

















domingo, 17 de mayo de 2009

C-C T-T



Este es el regalo de cumpleaños de mi amigo Carlos, el mejor que me puede hacer nadie, un poema, el suyo, para mí. No pongo su foto porque no tengo su permiso, pero pongo esta que seguro que le encanta.
Muchísimas gracias amigo. Que reconfortante que estés ahí, tan lejos, y tan cerca.

sábado, mayo 16, 2009


Feliz cumple


T- T

No era el “mayo” francés, pero tenía
en el mar de la frente
su misma ensoñación adolescente,
en pie de rebeldía;
aquel mayo nacía
una dama de porte combatiente,
igual que una corriente
que marcha con rumor de algarabía;
no era el “mayo” francés, yo lo sabía
sin ser clarividente,
siempre mayo es un mes de valentía
en la piel de la gente,
entonces de repente,
fuimos mayo los dos, el mismo día.



Carlos Casellas (de Benditos)

domingo, 10 de mayo de 2009

Asesinato de Carlos Palomino







http://www.youtube.com/watch?v=6aNE2cY0mYM
http://www.youtube.com/watch?v=aDSXnnjZAWA


Carlos Javier Palomino. 16 años. Antifascista.

Asesinado en el metro de Madrid por un militar neonazi el 11/11/2007
En el video se ve perfectamente el momento en que el militar profesional de ideología neonazi, sin ninguna provocación, apuñala mortalmente a Carlos. Los antifascistas, entre ellos Carlos, iban a boicotear una manifestación racista nazi a la que acudía el asesino en Usera, barrio de Madrid con un gran número de inmigrantes.
Además de matar a Carlos el asesino apuñaló a otro joven que intentó atraparlo. Todo se ve claramente en el vídeo.

Sobran las palabras.

Maldita la serpiente entrecruzada
que muerde un corazon adolescente,
que derrama la sangre combatiente
con su lengua de acero desplegada,

malditos vuestros puños, vuestros signos,
vuestras botas de cuerdas blanquecinas,
la barbarie cobarde que adoctrina,
la muerte que presagian vuestros himnos,

malditos vuestros gestos agoreros,
ese golpe de pérfida certeza,
el odio que os estalla en la cabeza,
los hambrientos del filo del acero.

Malditos los obtusos violentos,
las navajas que esperan escondidas,
el acecho de brillos homicidas
que asesinan palomas en el viento.