"¿no cesará este rayo que me habita
el corazón de exasperadas fieras
y de fraguas coléricas y herreras
donde el metal mas fresco se marchita?"


M. Hernandez



Web Site Counter
Free Counter

















domingo, 20 de abril de 2008

yo le recuerdo a usted



Yo le recuerdo a usted, Carlos Casellas,
lo tengo adjudicado a mis ensueños
-cuando era buscadora, con empeño
de tímidas estrellas-,

le recuerdo meciendo mis agravios
en cunas de palabras delicadas
de savia de dulzura desbordadas
prendidas en sus labios,

no sólo le recuerdo, le he querido,
escondida entre el coro palpitante
que en su casa eclosiona cada día,

y aquí sigo, sujeta a ese latido
que siempre fué modesto visitante
tras de su empecinada lejanía.






-este es un soneto que dedico a mi querido amigo Carlos, al que he descuidado sin querer, es un contrapunto a un poema suyo que se llama "a Ud", y aunque no sea yo, he imaginado que lo soy, y así le contesto.

Llevaré en la piel




Benditos los poetas saturnales
que desatan amores imposibles,
aquellos que te marcan sin señales,
y te besan con besos invisibles,

bendito primo hermano de mi verso,
poeta de la esencia y la belleza
capaz de sacudir el universo,
sanador oficial de mi tristeza.

Bendito tú, mi Carlos tan lejano,
tan cerca, que por tí corto mi mano,
tan mío, tan sin mí, tan lluvia densa,

bendito sea este mundo que contiene
a quien en la belleza se detiene,
*apenas penas como recompensa.


ps- Carlos Casellas, amigo y poeta, magnífico sonetista, ha editado un libro. Aquí dejo la portada. Vale la pena buscarlo, vale la pena leerlo, yo lo llamo el poeta de la "esencia". Está editado en Argentina, pero creo que en internet se puede encontrar.

* hago referencia a su blogg, que se llama "apenas penas".

domingo, 13 de abril de 2008

sexteto a dos









Desafiando al pasado
experta en el coraje
anduviste por rastros polvorientos,
-el recuerdo amañado
nos hace mas mas bebible este brebaje
de efectos cenicientos-,

desesperadamente
escondemos la noche
huimos hacia el frente, pertrechadas
del amor mas valiente,
tan valioso, vacío de reproches
y savia envenenada,

clausura tras clausura
arrancamos raíces
y secamos el muro humedecido,
caminamos a oscuras
cuesta arriba buscando ser felices
olvido tras olvido.

bendita





Bendita seas luz de mi presente,
reina de corazones malheridos
delicada ternura, fiel latido,
luciérnaga latente.

bendito tu conjuro para penas
sirenita con modos de corsario
belleza de los ojos incendiarios
Houdini con melena.


Bendita tu estrategia día a día
tu ingenio para hacer que te sonría,
tus ojos a mis ojos siempre atentos.

Tu boca que de besos se alimenta,
tu estructura de fuego y de tormenta,
bendita seas Marta Roca Vento.






















domingo, 6 de abril de 2008

demoliciones y fantasmas





La casa está en el suelo, he demolido todo,
en el fondo pretendo conjurar mis tristezas
sobre lo raso y nuevo yo quiero, de algún modo,
reconstruirme toda, esta vez sin torpezas,

bajo el mazo implacable los muros se desploman
hechos polvo y astillas como huesos molidos,
y los fantasmas huyen y a mi ventana asoman
sus lúgubres semblantes, sus torpes alaridos,

cerrada a cal y canto les firmo su destierro,
ya no quedan espacios para sus serenatas
de taciturnas notas, ni su aroma de entierro
vagará eternamente por las escalinatas.

He escogido el momento de empezar, desollada
de la cota de malla que en mí echo sus raíces,
multiplicando argollas a mi cuerpo pegada
sin dejar que sanaran mis viejas cicatrices,

crecerá una piel nueva sin úlceras ni daños
las paredes vestidas de lilas y de verdes,
ni jubones ferrosos ni fantasmas huraños,


hoy la tristeza pierde.

sábado, 5 de abril de 2008

preguntas



¿Tú no sabes porqué? pues yo tampoco,
el azaroso azar que nos enhebra
en el hilo casual que nos afiebra
es todo un mal mayor que ya no invoco.

Pregunta sin respuesta, no hay certeza:
conmigo el mundo sigue inexorable,
fluyendo entre lo abyecto y execrable,
echándonos en cara su belleza,

soy un ente casual y prescindible,
"carpe diem", no hay nada predecible;
y sin mí seguirá, sin despeinarse.

La vida es un milagro indiscutible
efímero, tan frágil e intangible...
que a veces, es absurdo preguntarse.