"¿no cesará este rayo que me habita
el corazón de exasperadas fieras
y de fraguas coléricas y herreras
donde el metal mas fresco se marchita?"


M. Hernandez



Web Site Counter
Free Counter

















viernes, 29 de febrero de 2008

cerebros letales




Hay muchos tipos de armas, las de siempre, pistolas, bombas, cuchillos, espadas, granadas, minas…. las que sirven para matar directamente, para arrancar miembros, para envenenar…la variedad es infinita, pero también está el arma del cerebro, del cerebro dañino, el diseñado para provocar un daño difícilmente reparable.

Ese cerebro perverso, retorcido, ése cerebro que maquina y maquina sin parar, atando cabos, echando carnaza a los incautos extendiendo una maraña psicológica de la que es muy difícil escapar.
Estos cerebros-arma, tienen un gatillo fácil, y no tienen escrúpulos , están revestidos hueso y piel, y cabello…y se prolongan en cuerpos, parecen personas, pero no lo son.

La mayoría de las veces su boca es seductora, y sus palabras acarician o muerden, según su estrategia…pueden tener una mirada de una candidez conmovedora, una conversación ágil y brillante, o un gesto brutalmente duro, frío y calculador.

Son cerebros brillantes , pero ese brillo es el del colmillo dañino, buscan la confianza y se aventuran a alguna confidencia propia, sólo aparentemente importante, para conseguir llegar a conocer lo mas hondo del otro utilizando sibilinamente sus atributos...(parecen encantadores).
Ahí, donde uno es totalmente vulnerable ahondan, investigan lo mas íntimo de su "protegido" hasta que está totalmente a su merced bendiciendo la suerte de haber encontrado alguien tan estupendo, pronto llega el proceso de abducción, y lo que había comenzado como una intensa (sospechosamente intensa) relación, se va transformando en manipulación, en envenenamiento.

Contaminan el entorno, ensucian lo que tocan. nada es puro en ellos, cada acción, cada palabra incluso cada gesto, es sembrado para un objetivo concreto, jamás son actos desinteresados .De absolutamente todo sacarán partido en beneficio propio, para estos cerebros la afectividad es una mera fórmula, no sienten, el amor no está impreso en su genética. Y aunque algunos de estos cerebros, por circunstancias sociales, o porque se dan las circunstancias propicias para ello se convierten en asesinos, o torturadores, en personas agresivas de forma mas patente, muchos están mezclados con la masa de gente, como si tal cosa…sin apenas llamar la atención, no van a la cárcel, no matan, no violan, no transgreden ninguna norma social, incluso suelen ser personas valoradas socialmente, por su éxito, ya que su falta de escrúpulos los suelen llevar al éxito social.

Cuando se entra en contacto con ellos, al tiempo, ganada la confianza y la admiración, pasan al ataque, suavemente, ladinamente… uno acaba por no ver, mas allá que por sus opiniones sobre los demás, a los que son muy proclives a juzgar, juzgan y analizan psicológicamente a todo el entorno de su presa cercana, y van creando una animadversión hacia personas concretas del entorno de la víctima, con esto consiguen cosas interesantes, por ejemplo, una atención exclusiva,-necesita permanentemente hablar de si mismos- un aislamiento cada vez mayor del otro, que va perdiendo la perspectiva de su propia vida, con lo cual cada vez es mas vulnerable y dependiente, y al ir perdiendo afectos por su actitud distante inducida por el cerebro envenenador, este, le explica con palmaditas en el hombro que la gente es muy mala, le lleva al terreno que quería: sólo le tiene al él, al cerebro dañino…todos los demás le han vuelto la espalda.
Pero todo esto, mostrado escuetamente…no es nada, lo peor está por llegar, cuando la víctima alertada por las personas que en realidad la quieren,y la ven con una hostilidad manifiesta alejarse inexplicablemente, quiere mantener una cierta distancia con el cerebro letal, y recuperar su vida, este se enfurece, se vuelve loco de rabia, es peligroso, tanto, que urde la venganza mas retorcida posible, y, puede hacerlo, porque conoce a la perfección a su víctima, ha entrado en su alma, conoce sus puntos mas vulnerables, y puede golpearle donde mas le duele.

El siguiente paso pues, es un maltrato sistemático: extender rumores, malmeter, desprestigiar, calumniar, “dejar caer” comentarios malintencionados, sin prisa, sin pausa, con premeditación, con saña, sin piedad.
Al cabo de algunos meses, la persona está aislada, le han vuelto la espalda la mayor parte de sus amigos, incluso su familia. La maraña creada es tan grande que es imposible desenredar tal cantidad de mentiras y calumnias , ha elaborado un auténtica tela de araña. No hay que olvidar que es un profesional de eso.
Además, el cerebro, para mortificar más aún hace llegar por medios indirectos lo fabuloso de la vida sin el fugado, y es cierto, porque está ya trabajando en su siguiente víctima tan conciso y metódico como siempre, completamente concentrado en abducirla. Realmente, cuando ya ha conseguido vengarse, la olvida. No existe, no le importa cómo pueda sentirse, si ha muerto o se ha vuelto loca.Y si alguien le pregunta dirá: bah…es una persona muy desequilibrada, está fatal, ni te molestes en contactar con ella. Está como una cabra.

Ante esa situación

El dolor producido es brutal, y permanece durante años como la radiación en la sangre, sus efectos son variados, depresión, inseguridad, miedo, angustia, postración, incluso suicidio.
Hay que tener una cabeza muy bien amueblada para sobrevivir a sus efectos, y salir mas o menos indemne. Pero ya nunca es lo mismo. Se ha perdido mucho, amigos, familia, confianza, alegría, esperanza... El agotamiento es tal que el fugado parece haber entrado en un túnel oscuro y palpa tembloroso las paredes para encontrar la salida.

Se puede. Se puede remontar. Pero el precio pagado es altisimo.

Si se encuentran con alguno de estos cerebros, huyan, pero ya les advierto de antemano que no son fáciles de identificar.

domingo, 24 de febrero de 2008

irrumpirá tu llanto






Irrumpirá tu llanto de una vez y por todas,
y así, dejando ir lo que fué vendrá luego
un bálsamo de azules plegarias moradoras
de tu esqueleto firme templado por el fuego,

irrumpirá la vida, mas tarde o mas temprano,
vendrá la primavera a importunar tu oido
volverás al camino de los dioses humanos
que saben decir cosas como nadie ha sabido,

retornaremos pronto al quehacer misterioso,
abriremos su su boca, y su hombro poderoso
con su final a cuestas, su armadura, su aullido

conjurará esta pena, con el hielo fundido
de este lúgubre invierno el amor se hace fuerte,
y mordiendo sus versos prodigiosos,

los nuestros

vencerán a la muerte.



miércoles, 20 de febrero de 2008

Noctámbula






Este es un contrapunto a un poema de Charlie, rescatado ahora (quien sabe porqué)


Colecciona besos desarraigados
palabras y pecados
con los que inventa un mundo paralelo,

las noches con la luna despeinada
ojeras y miradas,
recortes de papeles por el suelo,

adicta a los amores espectrales
con sórdidos finales
los recuenta empapada de llovizna,

desdeñando las noches alunadas
se bate en retirada
ante el sol incipiente que le tizna.

Noctámbula despide la mañana,
-es vampira a desgana
reniega de su condición oscura-,

dejaría la sangre y los colmillos
por un sol amarillo
que tornara mulata su blancura,

harta de sus colegas calaveras
se pinta las ojeras
por parecer cajera o bailarina

cuando vayas de noche por lo oscuro
te vigila seguro
agazapada y triste en una esquina

sábado, 16 de febrero de 2008

alejandros







Me llueven alejandros moradores
de ojos de luz azul, y minerales
alejandros , y mares invernales
enfurecidos y devoradores,

me llama una plegaria alejandrina,
me despierta volcandome al vacío,
incendiaria y febril, la desafío
y desafío al miedo en mi retina,

tu ausencia me hace ausente, y me consumo
en este silencioso caminarme,
y caminar en tí, y en tí acunarme
mientras desapareces como el humo,

releo Taorminas, Universos,
cartas de amor y mar, y te convoco
al lugar de mi pecho donde toco
los puntos cardinales de tus versos,

que se dentenga el mundo, calle el preso,


calle el fiscal, el orador,las putas,
las bandas callejeras, las disputas,
el vendedor, la grúa, la sirena,
la risa, los mercados, la colmena,
las ciudades, las selvas, los desiertos,
los besos los discursos, los conciertos,
el llanto del bebé, la gata en celo,
los insectos, los pájaros, el hielo...

para que estalle todo a tu regreso.