"¿no cesará este rayo que me habita
el corazón de exasperadas fieras
y de fraguas coléricas y herreras
donde el metal mas fresco se marchita?"


M. Hernandez



Web Site Counter
Free Counter

















domingo, 25 de noviembre de 2007

el hombre del saco







Nunca creí de niña en el hombre del saco
-aquél con el que nos asustaban las abuelas-,
desdentado y tiñoso desde el pelo a las suelas,
con los ojos aguados de vino y de tabaco,


nunca creí la historia de que era un robainfantes
que en su saco llevaba a los desobedientes
que no comen la sopa, ni se lavan los dientes,
acechando en la esquina para echarnos el guante.

...cargado con el mito de la bestia peluda
arrastrando los pies con su abrigo mugriento
rebuscando basuras con gesto ceniciento
mirado con espanto por la gente menuda...

por ser pobre y anciano y andar sucio y roído
te han puesto el sambenito igual que al señor coco,
que abuelitas de pala! y que mundo tan loco
que alimenta terrores a infantiles oidos.


sábado, 24 de noviembre de 2007

soneto de la gata-pajarito

gata y pájaro. Paul Klee 1928

Me voy queriendo a trozos día a día,
hoy las manos, mañana la mirada,
mi puntito de humor, mi mueca airada
mi silencio, mi risa, mi ironía,

me quiero un poco más, y me dedico
a procurar mesura en mis desvelos,
-he pillado la vida por los pelos
ya por una sonrisa no suplico-,

cuento con pocos dedos a mi gente
y desnudando el miedo transparente
me cuido de los dientes afilados,

voy uniendo mis trozos en un rito
que va mutando en gata al pajarito
que anidaba en la boca del tornado.




domingo, 18 de noviembre de 2007

sueño infantil



Como ya es costumbre, contrapunteo de nuevo, esta vez es al soneto de Charlie "como el Zorro",
Vá por Carlos, mi muso preferido.


Ay Zorro justiciero si vinieras
a salvarme de tanta mordedura
pelo al viento subida a tu montura
tejería caricias verdaderas,

tu baluarte: la altura de tu pluma,
tu espada: la caricia de tu mano,
tu sombrero el viril pelo entrecano,
tu reino: el diccionario de la espuma.

En mi sueño febril sobre la almohada
por tus míticos brazos acunada
rodeada de zetas y antifaces

me veo una heroína de tebeo,

compartiendo la gloria y el deseo
con el rey de la fiesta de disfraces.




sábado, 17 de noviembre de 2007

versos para Pilar




Es cierto fuiste tú
quien remendó las tardes
con pespuntes precisos,
con bálsamos de lengua
y amor en la mirada
y en las manos,

eres tú siempre tú
la que reflota el mundo
que naufraga intermitente por mis sienes,

y se pone mi traje,
y se ajusta mi blusa
para oler mi miedo
y abrigarse conmigo
bebiendo de toda la ironía
que andamos aprendiendo con los años,

eres tú la que se pone mis botas
para pisar el barro de mi suelo
por si se abre al abismo
poder saltar juntas al abrigo de una roca,
o de una cerveza al sol
como dos lagartijas verdes
y huidizas.

Eres tú la arboleda
de fresquísima sombra
donde concilio el sueño,

detienes con tus manos
a mis viejos fantasmas
y a una orden tuya
envainan por un rato
sus armas afiladas, y sus aires de guerra,

eres tú la del hilo de plata,
tu aguamarina en mi dedo
y mi amatista de luto en tu dedo transparente,

la que vibra invisible y misteriosa
y susurra en mi oido
en una conexión inverosímil

eres tú la bailarina del color mas tenue
y la risa mas franca,

por siempre bienvenida,
acogida en mi sangre,
plasmada en mi latido,
contada entre lo mío con orgullo
de madre aficionada,
de hermana desmedida
propietaria de las flores raras
preciosas y concisas.

Es cierto, eres tú.


















ausencia



La ausencia es una muerte disfrazada
de perennes excusas,


sin hedor ni gusanos
sin duelo y sin entierro
sin llantos, y sin luto,


donde no hay condolencias
ni notas en la prensa,
ni esquelas mortuorias,
ni coronas,
ni ramos encendidos con sus cintas moradas,

donde nadie te abraza y te dice " lo siento",

las flores de la ausencia se marchitan a solas
olvidadas por todos,
reclamo de las moscas

y los negros presagios,

esa ausencia arbitraria,
es de dolor constante
no te da un golpe seco,
no te cruza a la cara,

te inunda de canales diminutos
bajo la piel intacta,
arando como sarna laboriosa
y depositando venenos silenciosos,

entonces la sangre se enlentece
hasta ser sólo arena
deteniéndose un día, rendida , derrotada,
y te deja muriendo,
muriendo para siempre.

la ausencia es una muerte disfrazada
despiadada y perversa.

domingo, 4 de noviembre de 2007

Lobo feroz




Ha regresado así, como si nada,
y se ha puesto a cavar donde escondía

mis razones, mi voto a mano alzada,
y mi última alegría,

ya se ha puesto a cavar, a dentelladas,
con la inquina de un pobre moribundo
que desdeña la vida, y a patadas
va esparciendo su espanto por el mundo,

ha regresado así, como ese viento
que presagia una boca de tormenta.
Ha regresado y ha tomado asiento,
-mas cerca de la cuenta-

y ahora ¿que haré yo? la pobre idiota,
siempre correcta y sin alzar la voz,
a ratos recompuesta, a ratos rota
impávida frente al lobo feroz.