"¿no cesará este rayo que me habita
el corazón de exasperadas fieras
y de fraguas coléricas y herreras
donde el metal mas fresco se marchita?"


M. Hernandez



Web Site Counter
Free Counter

















viernes, 31 de agosto de 2007

Dos pájaros de un tiro



Dia 28 de Agosto. Yo también maté dos pájaros de un tiro en Buñol (Valencia)


¿Qué decir?, aún me dura la emoción. Grandes, son muy grandes. El estadio de fútbol abarrotado, no cabía ni un suspiro ,la gente estaba como abducida, presa de sus propias emociones, con una atencion casi religiosa, rozando la veneración...banderas republicanas en los cuellos, como colgantes, desde rastas hasta tacones. De todo.
Mis niños conversaron con Pncho Varona, estaban justo debajo del escenario, locos de contento, con su pañuelo de pirata en la cabeza Sergio, y un bombín sabinero Marta. Yo estaba santada en las gradas, muy cerca también. Ellos fueron cómplices, entre ellos, con sus músicos y con la gente.
La espera (mas de tres horas sentados en el suelo bajo un sol de justicia), se hizo interminable, pero el concierto duró un suspiro, ni calor, ni sed, ni cansancio, todo desapareció. Cuando todo acabó, de regreso a casa estábamos muertos...fuí consciente de que no se repetiría, seguro que juntos no. Así que me alegré de haber sido testigo.

(creo que algún día escribiré sobre ésa noche memorable)

martes, 14 de agosto de 2007

Sol Negro




Hay una imágen psicológica, la del "sol negro", que se define a continuación, éste poema va dedicado a tantos y tantos soles negros que pasan desapercibidos y hacen un daño irreparable.
El efecto Sol negro
"....Yo llamé a la acción del psicópata integrado el efecto ‘Sol negro’, porque hace que todo el sistema de su entorno gire alrededor de él, como si fueran planetas alrededor de un Sol. A diferencia del Sol que da luz, da energía, da vida y permite el desarrollo de los individuos, el psicópata, toma la energía de todos, opaca a la gente, impide el desarrollo de las personas próximas, ejerce un poder intenso. Son como‘vampiros energéticos’, desvitalizan...."


Eres mil vendavales de furia loca
si un incauto se salta tus directrices
tan llena de tí misma tienes la boca
que escapan tus calumnias como lombrices,

eres el sol mas negro de la galaxia,
sumida en tu negrura de piel de hierro
tus argucias se visten de falsas gracias,
tus blancas margaritas huelen a entierro.

No pretendo que sientas, se que no sientes
mas que amor desmedido por tus espuelas,
las que clavas febril cada vez que mientes
con locuaz verborrea de sacamuelas,

la sangre al fin y al cabo nada procura
salvo a tí que la bebes del elegido,
tus manejos siniestros son la armadura
que chirria estridente cuando te has ido.

Tu no tienes conciencia de nada fuera
de aquéllo que cirunda tu viejo ombligo
que miras extasiada como a una hoguera
donde quemas la boca con que maldigo.

sábado, 4 de agosto de 2007

cuentas de colores







Voy a dar carpetazo a mis afectos
tragándolos metódica y concisa,
y como es traidor el que no avisa
he avisado a los vivos y los muertos.

Basta digo, me siento renacida
el presente me apremia de futuro,
voy a dejar atrás lo que suturo:
-el mismo punto de la misma herida-,

no quiero demorarme, tengo prisa,
anduve eternamente con la carga
del trago duro, de la mueca amarga,
del trueque de "tesoro por sonrisa",

las cuentas de colores para un rato
no me deslumbran, ya viví engañada
por su brillo de plástico barato.

Ahora soy una alumna aventajada.



jueves, 2 de agosto de 2007

manzanas






Yo tuve algunas veces pasiones de una pieza
rotundas y perfectas como verdes manzanas,
ilusiones de lluvia empapando mañanas
que sacaban su lengua de reseca tristeza,

recogía sonrisas, atesoraba insomnios
como curas posibles teñidas de futuro,
ecuaciones de vida que encerraban binomios
que intentaban soltarme de un anclaje seguro.


Yo tuve en cada esquina un amor imposible,
un cuarto de esperanza, una sombra acechante,
una furia medida sujeta a un imperdible,
el deseo de huir en un vuelo rasante.

...y busqué febrilmente lo que me revelara
la formula secreta, el quid de mi desvelo...
sumergí mis manzanas en rojo caramelo
pilotando una nave que al final me alejara,


pero la vida hundió en el barro mis botas
se comió mis manzanas, destiñó mi deseo,
entretuvo mi furia sin ningún forcejeo
y me llevó a su huerto de promesas remotas.

Hoy voy por la autopista final de la cordura,
no me salto jamás los semáforos rojos,
y busco las cadenas para andar mas segura
y no sueño con barcos, ni con piratas cojos,

pero sigo teniendo algo oscuro y sombrío
en mis ojos serenos, en mi voz mesurada,
a veces me despierta un sudor denso y frío
con aroma acidulce de manzanas quemadas.