"¿no cesará este rayo que me habita
el corazón de exasperadas fieras
y de fraguas coléricas y herreras
donde el metal mas fresco se marchita?"


M. Hernandez



Web Site Counter
Free Counter

















miércoles, 28 de febrero de 2007

Aceiteros




Para dos almas grandes, dos espejismos
de amores arraigados en la hondonada
que dejara el tumulto de una cruzada
que abandona sus cruces y sus abismos,

para seguir el ritmo de vuestros dedos
dios tiene que mirarme, parar el mundo,
hundirme con su dedo en lo mas profundo
de las tercas pasiones y de los miedos,

he comido la luz de un encantamiento
tragándola de golpe, torpe y hambrienta,
ésta es la poesía que me sustenta,
benditos vuestros versos como alimento,

la bisagra oxidada de mis pasiones
renace con el aceite de esta aceituna
cada gotapalabra una por una
me acuna en el milagro de sus renglones.

urracas azucareras






Los yankees vienen volando,


urracas azucareras,


urracas que urraqueando


hasta se nos van llevando


el aire de las palmeras.

(Alberti)

......................................




Paso a "contrapuntear" el magnífico soneto de Charlie, (no puedo resistirme)




El KOboy de simiescas expresiones
bandera de las barras de barrotes
y estrellas estampadas de chichones
cuenta bombas y muertos con palotes,

juega a la guerra con la sangre ajena
mas cobarde que burro, y ambicioso
cabeza de serrín y berenjena,
nuevo Nerón siniestro y poderoso,

suma y sigue invasiones vespertinas
sinverguenza, ridículo, tarado
que se traga países y aspirinas.

Pero el mundo ya conoce su legado
y tornará sus siniestras golondrinas
en tristes pajarracos desplumados.



























domingo, 25 de febrero de 2007

Nudos Invisibles





Mortaja de diseño, envoltorio latente
definitivo aftersun del quemado hasta el hueso,
del herido de muerte por la boca mordiente,
del que no sale nunca de las guerras ileso,

la cajita de feria, la ceniza que sala,
el pisito ajustado de los que han renunciado,
camino sin regreso -de los dos, soy la mala-
por fin me rendiré, conmigo has acabado.

Mortaja que redime al jugador sin suerte
match point:es mi pelota, siempre cae al otro lado,
siesta definitiva parecida a la muerte,
al abrigo de nada me encojo en tu costado,

cobarde sin remedio transito por la vida
deteniendo mis manos las flechas afiladas,
-mis manos ya muñones, no planeo la huida-
otra vez soy la presa de tus manos heladas,

ahora fijo este cielo, cuajado de matices,
este mar, que me cuenta amores imposibles,
mi sueño se perdió entre amargas raíces
que sujetan mis alas con nudos invisibles.

viernes, 23 de febrero de 2007

silencio




Son mejores los silencios
que las palabras gastadas,
el silencio es el preludio
de la introspeccion del alma,

ni tu silencio me hiere
ni mi silencio te mata.

Entre dimes y diretes
se nos escapó la llama
de la pasión incipiente
que inventó la madrugada,

tu silencio me contiene
mi silencio te reclama.

..Y los versos se cruzaron
-amantes de luna clara-
y detuvieron el tiempo
sin cruzar una mirada..

si no me miras me callo,
si no te miro te marchas.

jueves, 22 de febrero de 2007

Poema a una fotografía (Abu Grahib)




Son las horas oscuras de chacales y hienas,
de hombres ignorantes y poderes temibles
que derraman sus odios, mentiras y condenas
sobre un mundo empedrado de gritos inaudibles.

Quiero esconder mi frente, mi frente avergonzada,
tras la espesura hiriente de dientes afilados
de ésa muerte que acecha, de luto, agazapada
en remotas esquinas, que hieren mi costado.

En estas horas rojas de manos de veneno,
y soldados hastiados, desterrados, lúgubres,
chapotean ociosas las serpientes en cieno
de sangre coagulada y melodías fúnebres,

carceleras mordientes de sonrisas sangrantes,
de manos como espadas y dedos como filos,
de ambición en los ojos y odios delirantes
que mueven a los hombres con sus sórdidos hilos .

¿como puedo mirarte y ser indiferente?
ésa imagen sacude al mundo en un seísmo
de visión imposible: ésa mano, ésa frente...
que pavoroso mundo, camino del abismo.

Parejas




Si muere la pasión
el amor queda en jaque,

pero amor sin pasión, a mí también me abriga.

Durmamos abrazados,
que el amor no se escape,

calienta mis pies fríos, (para que no se diga…)

Lo cotidiano vence
a fuerza de tenernos,

márchate algunas veces,y querré retenerte,

porque tenernos siempre
calienta los inviernos,

Cuando vuelvas a mí, celebraré mi suerte.

Sólo me escapo un rato
a inventarme pasiones,

escápate a vivirte alguna vez sinmigo,

Deja de respirar,
Llénate de aire luego…

comprobarás que es dulce ese aire retenido.

Lo que siempre tenemos
vale si lo perdemos,

perdámonos un poco, en un desierto ardiente.

el agua que bebamos
a la hora del regreso,

nos sabrá a la frescura de un amor incipiente.

martes, 20 de febrero de 2007

Nada de nada tengo




Nada de nada tengo fuera de las fronteras
del círculo sereno donde construyo el mundo,
y me ocupo del mar, y acaricio las fieras
que quieren acosarme desde lo mas profundo,

nada de nada tengo, (la libélula rosa
que me lleva en su lomo al borde de tus dedos)
cristal de aguamarina donde me escondo ociosa
para poder mirarte destruyendo mis miedos,

nada de nada tengo fuera de la frescura
de unas gotas de lluvia, de relojes de arena
marcadores voraces de las horas oscuras,
donde me vence el miedo, y me gana la pena,

nada de nada tengo, canciones infantiles,
transparencias de hielo que me visten de nada,
porque sólo piel soy, piel muda de reptiles
cuando el sol incendiado me hiere con su espada,

nada de nada tengo cuando tu no me tocas,
mientras el mundo estalla y los niños se mueren.
(que terrible prisión habitar en las bocas
de los que no nos quieren.)

...y las bombas desmembran a los cuerpos amados
en palabras de hielo que pactan con la muerte...
hombres- fiera de traje, como carros blindados,

y entre tanto dolor, ¿es lícito quererte?




hombres-fiera

Trizas de verano




Vengo y voy al entierro de mí misma
y al entierro de todos los ahogados,
de santa que acompaña una marisma
con bordes de verdín arrinconados.

Qué deshaucio vivirme sin tu aliento,
qué desquiciada luz pulverizada,
maldito sol voraz, amarillento,
maldita sal que ya no sala nada,

maldita bacanal como sustento.

Con jirones podridos en la arena
que hacer? y con la carga de cenizas,
y con el arrastrar de mi cadena...

qué hacer con corazones hechos trizas.

sábado, 17 de febrero de 2007

gusana sin seda




Desgranados y vivos en las propias fronteras
puede que musitemos oraciones impías,
puede que resbalemos por las mismas laderas,
pero hay luto en mis noches, y luto hay en mis días.

Tormentas estalladas y lunas que se ocultan,
la lluvia que golpea cristales impasibles,
los soles quemadores y las bocas que insultan,
....y yo viviendo sólo de mundos invisibles.

Ajena al malherido, ajena a la disputa,
ajena a la mentira, al odio, a la venganza,
soy gusana sin seda que dormita y que muta
clavada en una aguja, con dimensión de lanza.

Clausuraré mi mundo de tenues telarañas
que inquietantes murmuran esquelas en mi oido.
Ocultos en los versos los filos de guadañas

conjuran a la muerte,
que mi mano ha pedido.



jueves, 15 de febrero de 2007

...y otros animales (sexteto-lira)



Qué nido de falsetes
de todos los colores,
qué casa de tiránicos polluelos...
qué farsa de rodetes
que adornan resquemores,
qué castillo dorado de camelos,

qué clan de daga sucia
que esconde lo podrido
en hábiles resquicios de memoria,
cada uno y su argucia
para barrer el nido
y dejar impoluta nuestra historia,

qué hábiles tormentas
para arrasar lo cierto
del vacío de amor que nos ocupa,
qué estúpidas afrentas
en medio del desierto
no es raro que el pasado nos escupa.

Qué invento sibilino
maquinarás en vano,
qué tristeza de risa- calavera.
Qué duro es el camino
de piedra a ser humano
para poder zafarme de tu hoguera.

miércoles, 14 de febrero de 2007

envejecer



La frente y la mirada pobladas de hendiduras,
el mentón pronunciado que los años afila,
tres surcos como ceño amarre de corduras,
la boca que afinada los agravios deshila.

El pecho descendido como erosión rocosa,
y garganta callada, antes todo argumento,
versos de hilo de plata donde antes hubo prosa,
carótidas latientes, cerebrales sustentos.

Los brazos ya cansados del trajín cotidiano
antes de tallo verde, las manos sin anillos,
el cabello flexible ahora luce entrecano,
la terrible nostalgia metida en los nudillos.

Ésa antigua impaciencia hoy mirada serena
y gritos atrapados en las cuerdas vocales,
las voces cristalinas ahora de espesa arena
de ríos remansados donde hubieron caudales.

La piel más transparente,con planetas morados,
las venas pronunciando su tortuoso ascenso,
los agravios pendientes, ahora abandonados:
bajando intensidades , anunciando consensos.

El corazón ardiente aplaca sus embates:
se enlentece el latido, se serena la boca,
se agudiza el ingenio, ya sin fuego el combate
ahora es ironía, tiñendo lo que toca.

El esqueleto toma cartas en el asunto
a la cita de inviernos cada vez mas sombríos,
el pasado regresa, regresan los difuntos
mas ausentes que nunca, de sus nichos vacíos.

martes, 13 de febrero de 2007

El miedo (sexteto-lira)




El miedo siempre ensucia
con su polvo sombrío,
emborrona las formas definidas,
su persistente argucia
muta el calor en frío,
y nos clausura todas las salidas.

Ese miedo que tiene
demoledores formas
de acabar con amores portentosos
que con saña retiene
recordando las normas,
convierte a los valientes en miedosos.

El miedo que nos vence
es la gota malaya
que taladra el cerebro sin recato,
y al oído convence
de que el monte es la playa
para que sigas fiel a su contrato.

Miedo que siempre miente
con descaro a la vida
y nos lleva por fin al matadero,
nublándonos la mente
alacranes anida
teniéndonos debajo de su acero.

viernes, 9 de febrero de 2007

Penas desahogadas




Tengo un cajón de penas desahogadas,
suspiros varios, sórdidos finales,
cuentaestrellas de cantos siderales,
y unas palabras dulces disfrazadas,

besos por estrenar, la tenue luna
soltadora de lenguas de dragones,
manos escrutadoras de rincones
donde esconder tu paz y mi fortuna.

Tan intangible tú como mi esencia
-esponja seca al sol, oro amarillo,
polvo cósmico, astro con anillo-

es la sed voraz de mi conciencia.
Desde tu desamparo a mi tobillo
atravesando el mar, es mi paciencia.






sabores




El instante sereno
que no me ofreces
me sabe a caramelo
dulce de leche,
a chocolate y fresas
por las esquinas
a otoño sin promesas,
a mandarinas,
si hay jazmín en mi pelo
en el tuyo hay viento,
cerezas y pomelos
como sustento.
Alimentos frutales,
brisa ligera
que me trae a raudales
la primavera.

jueves, 8 de febrero de 2007

José Vento




(artículo publicado por un antiguo alumno)


El tiempo pinta.


Adiós a nuestro amigo el pintor libertario José Vento Ruiz.


Nuestro amigo y compañero el pintor José Vento Ruiz falleció el pasado 16 de Marzode 2005.

Seremos muchos los que lo echaremos en falta. Su calidad humana, su rica y culta conversación, su franqueza, su libertad...
Algunos lo consideraban un ácrata, él era un libertario, aunque se reía de si mismo y decía que era un anarquista de salón...

José Vento nació en Valencia en 1925, durante el año1933 sufrió una pleurinitis tifoidea que lo mantuvo postrado en cama durante un año. Aprendió a dibujar en la soledad del alejamiento de la escuela infantil y descubrió la pintura, su camino.

Durante la guerra civilde 1936 sus estudios de enseñanza secundaria se interrumpen y llega a ver a un hermano suyo marchar al frente con las milicias anarquistas. La familia Vento setraslada al interior de Valencia es durante la guerra y gracias a su vecino farmaceutico que José Vento comienza las lecturas que lo iniciarán en lo que ya sería siempre: un hombre libre.
Al iniciar sus estudios de Bellas Artes en Valencia conoce a Rafael Pérez Contel, pintor y escultor comunista que durante la guerra realizó y coordinó muchos talleres de cartelismo y propaganda gráfica republicana. El silenciado Contel de los oscuros años de la postguerra erá una gran influencia para José pese a sus diferencias ideológicas y un gran amigo hasta el final.

José Vento realizó entre 1949 y 2005 numerosas exposiciones individuales y colectivas en algunas de las más importantes galerías del mundo. Recibió premios, becas, fue muralista, grabador,... Pero sobre todofue pintor.


Ejerció durante muchos años la enseñanza de artes plásticas para niños y así fue como lo conocí. Fue laprimera persona que me habló como a un adulto cuando apenas contaba 6 o 7 años. Muchos años después,durante la década de los ochenta, dirigió un taller de pintura en su estudio del barrio de la Concepción de Madrid donde algunos pocos afortunados tuvimos la suerte de aterrizar.

José Vento nos enseñó el oficio de pintor y algunas cosas que ya no se aprenden en las escuelas de Bellas Artes. Fue un paciente catalizadorde ideas, reflexiones y actitudes vitales para todos nosotros, un maestro.

Su inequívoco sentido libertario de la vida y la pintura, su humanismo, su amistad, nos marcarían para siempre.

José Vento continuó pintando hasta el final. Vivió como quiso porque así lo quería. Disfrutó su madurez plástica sin el barullo de los alumnos a su alrededor.De la casa al taller, del taller a casa. Pintando, siempre pintando.

Era un corredor de fondo como el decía.

Tambien decía que el tiempo pinta, refiriéndose a algún cuadro o a una piedra del camino.
Maestro: Supongo que ya habrás comprendido el significado de las ítacas.

El tiempo pinta Adiós a nuestro amigo el pintor libertario José Vento Ruiz.









José Vento Ruiz 1925-2005
De Wikipedia.



José Vento Ruiz (n. 3 de julio 1925, Valencia-16 de marzo 2005), es un pintor español.
Nace en la casa familiar de la Bajada de San Francisco vecina a la Plaza del Ayuntamiento, la más bulliciosa arteria de la Ciudad de antaño.

Hijo de Joaquín Vento Pallardó, enólogo formado en Burdeos, heredero, junto a su hermano Vicente, de la empresa de vinos y alcoholes “Bodegas Vento” fundada por Vicente Vento Aguilar. Hombre creativo y de empuje, inaugurará como empresario el “Café Champán”, el primer café-pastelería que permitirá la entrada de las mujeres en un ámbito antes restringido a los varones. También introducirá los métodos franceses para el cuidado de los mostos y montará el obrador “Fan-fán” que fabricaba y vendía caramelos y dulces con ayuda de modernos métodos de publicidad. Pero la vocación personal de Don Joaquín se encontraba en las letras, ya escribiendo poesía, cuentos (El amor engaña. Valencia 1914) o pequeñas obras de teatro junto a su amigo Manuel Ferrandis Agulló que publicaban con ilustraciones de Arturo Ballester Marco. Algunas incluso llegaron ser representadas (El sant de la casa. Teatro Apolo. Feb. 1911).
Su madre, María José Ruiz Giner, hija de un artesano del calzado a medida laureado en la Exposición Internacional de Bruselas y nieta del jardinero del Parterre de Valencia, era una mujer cariñosa y callada que dedicará su vida a la atención y cuidado de su familia.

En 1936 ingresa en el instituto de Enseñanza Media para cursar los estudios de Bachillerato pero esta vez la guerra civil los interrumpe dramáticamente. Su hermano mayor (estudiante de medicina) marcha al frente mientras la familia se traslada a Buñol en 1937 huyendo de los bombardeos. Las bodegas fueron expropiadas y convertidas en economatos populares, también desaparecen los cafés del puerto bajo los proyectiles, así que para subsistir se emplea junto a los restantes hermanos en tareas agrícolas y ganaderas, mientras el padre se contrata, por mediación de Francisco lachisa, en las bodegas del pueblo. Pero para Josein, todo cambiará cuando, en la casa vecina donde, pared con pared, descubre la extraordinaria biblioteca del Licdo. Carrascosa, farmacéutico del pueblo, quien la pondrá a su entera disposición. Allí leerá al atardecer, después de su jornada de pastoreo, tanto a clásicos como a modernos y con la avidez de un cuerpo cansado por el trabajo pero una mente despierta para las ensoñaciones, hasta que puedan regresar a Valencia. Al poco tiempo de terminar la guerra, la represión se cerniría sobre Buñol y el farmacéutico será detenido y, como a muchos otros tras la contienda, fusilado.
En 1939 regresan a Valencia. El padre trata de que le restituyan aquellos negocios que fueron expropiados, pero pierde la titularidad de los destruidos por los bombardeos. Por suerte conservan el “Fan-fan”, pero mientras se recuperan el obrador y la pastelería, los hijos tienen que contratarse en diversos oficios. Trabaja durante el día y por las tardes dibuja y pinta antes de terminar la noche estudiando. De vez en cuando presenta los dibujos a la consideración del pintor Ricardo Navarro, amigo de la familia, quien le corrige y anima...



....Hay abundante información en google sobre mi tío José, pero desconocía que en su biografía se hubiera publicado información sobre mi abuelo Joaquín (escritor de vocación metido a comerciante según mi padre) y sobre mi abuela Pepa. Incluso mi padre aparece...es el hermano que marchó al frente.

Me ha emocionado, y no he podido resistirme a reseñarlo en el blogg.

He crecido escuchando a mi padre contar las historias del Fan Fan, de las bodegas, de los poemas de mi abuelo, recitados de memoria y que en mi memoria permanecen, he crecido rodeada de los cuadros de mi tío. La primera visión que recuerdo de mi niñez es su "Cocina Ibicenca".

Espero algún día poder expresar de la única manera que sé (con la poesía) todos los sentimientos que me produce aquél lejano pasado en el que me veo irremediablemente reflejada.









miércoles, 7 de febrero de 2007

limones ligeros




La medalla a la fé
y a la paciencia
me van a dar,

con la conciencia
intacta
consto en en el acta
de un lupanar

en donde las pasiones
buscan rincones
donde esconderse,

y se compran y venden
packs de emociones
donde mecerse,

el papel de puta
me viene al pelo
de niña pija,

y por tu boca al vuelo
doy caramelos
sabor de lija,

a la serena luna
le cuento cuentos
de nicotina

y me dejo asustar
por la voz hiriente
de tu bocina,

lo que mas me gusta:
mediar palabra
con la ceniza

donde la madrugada
pinta los nombres
sólo con tiza,

a los sueños sabios
que me conectan
con los ausentes

cerraré las compuertas,
los torbellinos
y las corrientes,

cambio el chocolate
que me intoxica con endorfinas
por limones ligeros
andar en cueros

y vitaminas

domingo, 4 de febrero de 2007

Tres cuartetos



Tenemos seis tobillos y tres desamparados
reveses, pares de tres y besos de espejismo,
cada par, uno mas uno, amores por su lado,
cada cual de otros dos, y dueño de sí mismo,

corazones alados, trenzas de tres mechones,
tres bocas invisibles, tres hilos de fortuna,
arterias enredadas en míticas canciones,
silencios tronadores bañados en tres lunas.



Tenemos los tres ases de versos voladores,
tres misterios ateos, tres hormas de zapato,
tres copas que brindarnos por nuestros desamores,
tres hilos invisibles sin firmas ni contratos.




Tres cuartetos alejandrinos dedicados a Charlie y Capitán.







sábado, 3 de febrero de 2007

Honduras de abanico





Y la arena me llama, minúsculo lamento
por cada cristalito de arena que mastico,
y las algas me esperan, y me musita el viento
honduras de abanico.

En la palmera sola, en la duna desnuda
por siempre acariciada por soplos solitarios,
en el sol incendiado, en la piel que se muda,
está mi epistolario.

Cartas ebrias de luna, amores y mareas,
amores contrariados, marea incandescente,
si, te ocupo y me ocupas, humedad de azalea,
venenosa pendiente,

venenosa por ser narcobeso profundo,
pensamiento sereno con resuelta insistencia.
-En la masa del mar me disuelvo, y me hundo,
para borrar tu ausencia.-

Doctor Allendevive



El siguiente poema es un diminuto homenaje al pueblo chileno que sufrió los 17 años de dictadura pinochetista, y a un hombre: Salvador Allende, de una valentía, lealtad y dignidad estremecedoras.

La historia de lo que sucedió aquél 11 de Septiembre es de sobra conocida, pero no conviene olvidarla en estos tiempos en que la sangre corre, los derechos humanos menguan, la tortura se institucionaliza en el mundo y el poder económico presenta su cara mas sangrienta.




Doctor Allendevive, curasana del pobre
al que entregó su vida bajo el río sangriento
aquél once maldito que extendió con el viento
un aliento de muerte en la tierra del cobre.

Hombre sin arrogancia, forjador del futuro
que las manos ansiosas de poder silenciaron.
Los lacayos del norte resbalosos pactaron
la muerte que convirtió un país, en un muro,

muro donde callaron a las miles de bocas
muro de sangre y fuego, de torturas, de hierros,
muro de oro pagano morada de los perros
que rabiosos soltaron en una orgía loca.

Han pasado los años, pero yo no he olvidado
la mirada serena, la dignidad, la hombría,
la pluma y la palabra que la historia vería
acabar transformada en traje de soldado.

Acosado, vendido, solo ante la emboscada
azuzado por lobos con piel de cementerio
y huracanes quemantes con ojo del imperio
que convierte futuros en sal pulverizada.

Salvador luminoso, es el día del hombre,
ha muerto otro verdugo, traidor y cobarde
hay fiesta en el infierno: otro tirano arde.
Valentía y decencia por fin llevan tu nombre.






La verdadera muerte de un Presidente Gabriel García Márquez

A la hora de la batalla final, con el país a merced de las fuerzas desencadenadas de la subversión, Salvador Allende continuó aferrado a la legalidad.
La contradicción más dramática de su vida fue ser al mismo tiempo, enemigo congénito de la violencia y revolucionario apasionado, y él creía haberla resuelto con la hipótesis de que las condiciones de Chile permitían una evolución pacífica hacia el socialismo dentro de la legalidad burguesa.
La experiencia le enseñó demasiado tarde que no se puede cambiar un sistema desde el gobierno, sino desde el poder.
Esa comprobación tardía debió ser la fuerza que lo impulsó a resistir hasta la muerte en los escombros en llamas de una casa que ni siquiera era la suya, una mansión sombría que un arquitecto italiano construyó para fábrica de dinero y terminó convertida en el refugio de un Presidente sin poder.
Resistió durante seis horas con una metralleta que le había regalado Fidel Castro y que fue la primera arma de fuego que Salvador Allende disparó jamás.
El periodista Augusto Olivares que resistió a su lado hasta el final, fue herido varias veces y murió desangrándose en la asistencia pública.
Hacia las cuatro de la tarde el general de división Javier Palacios, logró llegar hasta el segundo piso, con su ayudante el capitán Gallardo y un grupo de oficiales. Allí entre las falsas poltronas Luis XV y los floreros de Dragones Chinos y los cuadros de Rugendas del salón rojo, Salvador Allende los estaba esperando. Llevaba en la cabeza un casco de minero y estaba en mangas de camisa, sin corbata y con la ropa sucia de sangre. Tenía la metralleta en la mano.
Allende conocía al general Palacios. Pocos días antes le había dicho a Augusto Olivares que aquel era un hombre peligroso, que mantenía contactos estrechos con la Embajada de los EE.UU. Tan pronto como lo vio aparecer en la escalera, Allende le gritó: "Traidor", y lo hirió en la mano.
Allende murió en un intercambio de disparos con esa patrulla. Luego todos los oficiales en un rito de casta, dispararon sobre el cuerpo. Por último un oficial le destrozó la cara con la culata del fusil.
La foto existe: la hizo el fotógrafo Juan Enrique Lira, del periódico El Mercurio, el único a quien se permitió retratar el cadáver. Estaba tan desfigurado, que la Sra. Hortensia Allende, su esposa, le mostraron el cuerpo en el ataúd, pero no permitieron que le descubriera la cara.
Había cumplido 64 en el julio anterior y era un Leo perfecto: tenaz, decidido e imprevisible.
Lo que piensa Allende sólo lo sabe Allende, me había dicho uno de sus ministros. Amaba la vida, amaba las flores y los perros, y era de una galantería un poco a la antigua, con esquela perfumadas y encuentros furtivos.
Su virtud mayor fue la consecuencia, pero el destino le de paró la rara y trágica grandeza de morir defendiendo a bala el mamarracho anacrónico del derecho burgués, defendiendo una Corte Suprema de Justicia que lo había repudiado y había de legitimar a sus asesinos, defendiendo un Congreso miserable que lo había declarado ilegítimo pero que había de sucumbir complacido ante la voluntad de los usurpadores, defendiendo la voluntad de los partidos de la oposición que habían vendido su alma al fascismo, defendiendo toda la parafernalia apolillada de un sistema de mierda que el se había propuesto aniquilar sin disparar un tiro.
El drama ocurrió en Chile, para mal de los chilenos, pero ha de pasar a la historia como algo que nos sucedió sin remedio a todos los hombres de este tiempo, que se quedó en nuestras vidas para siempre.
FIN







viernes, 2 de febrero de 2007

velatorio




Me llegaré a mí misma, conoceré mis besos,
esos que guardé todos para el día postrero
para callar la boca de ese negro agorero
que dijo que no hay mundo mas allá de tus huesos,


me desharé en pequeños espacios inconexos,
cubriré los espejos, soldaré los pestillos,:
sé mirar a otro lado y esquivar los cuchillos
disfrazados de rosas que huelen a pretextos.


Tejedora incansable de un hilo de esperanza
ando cerrando puertas y abriendo las ventanas,
ni existen los ayeres, ni existen los mañanas,
ya no mido mi vida a golpe de balanza.


Quise subir al carro del febril contrapunto,
pero en vez de ternuras de exquisitos pinceles
una abeja perversa me liba con sus hieles
de luto y velatorio para un amor difunto.

jueves, 1 de febrero de 2007

caricias ausentes




Hay caricias ausentes , por ausentes, soñadas,
manos de fresco aroma , su destino: tocarte,
miradas con promesas donde antes no hubo nada,
y serpientes que mudan su piel para abrazarte.

Minutos indefensos de búsquedas inciertas,
difuntos sentimientos del presente arrancados,
noches sin lunas llenas para cruzar las puertas
donde resucitar rincones olvidados.

Escuchar nuestro cuerpo, parece un desatino:
nos llena de ilusiones, nos deja desarmados,
nos anuncia la vida, nos hunde en el abismo,
nos escupe en la cara, nos hace deseados.

Si la vida me envuelve en un sudario frío,
si llego jadeando tras la carrera loca,
si mis ojos, cansados, sólo encuentran hastío:
buscaré en tus palabras el agua de la boca,

palabras como cura de aceites y de absenta,
en tu mente, visiones de atardeceres rojos,
en tus manos, perfumes de manzana y de menta,
viento y sal en tu pelo, y la noche en tus ojos.

La paz del adulterio




Arrimarse a las ascuas de los muertos,
inventar incendios, apagar quimeras,
buscar bordes suicidas de fronteras,
cuidar a los nonatos como ciertos,

abandonar la vida por la esencia,
recorrer los pasillos, sigilosos
para no despertar a poderosos
eslabones perdidos de conciencia.

Prefiero al fin, la paz del adulterio
a las torpes guerrillas cotidianas
guardianas de raquíticos imperios,

silenciosas, voraces ataduras
al viento, acunadoras de cometas,
dan siempre rienda suelta a las corduras.